Crónica Extremadura.

Crónica Extremadura.

El PSOE extremeño amenaza con no ceder a presiones de otras comunidades autónomas sobre financiación.

El PSOE extremeño amenaza con no ceder a presiones de otras comunidades autónomas sobre financiación.

El PSOE de Extremadura ha reiterado su posición firme frente al Gobierno de Sánchez, dejando claro que no tolerarán ningún tipo de chantaje por parte de ninguna comunidad autónoma en las negociaciones del nuevo modelo de financiación autonómica. Esta postura surge después de que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, insinuara la posibilidad de otorgar un trato especial a Cataluña en este tema.

La federación de Extremadura ha afirmado que no permitirá que la financiación autonómica sea utilizada como moneda de cambio en negociaciones territoriales, rechazando la propuesta de revivir experiencias pasadas como el pacto fiscal propuesto por Cataluña bajo el gobierno de Mariano Rajoy.

Varias federaciones socialistas de distintas autonomías han expresado su rechazo ante esta situación, incluyendo la de Castilla-La Mancha, cuyo presidente, Emiliano García-Page, considera que cualquier trato especial sería demasiado caro para mantener un puesto.

Los socialistas andaluces, murcianos y asturianos han defendido la necesidad de una negociación multilateral para abordar cambios en el sistema de financiación autonómica que beneficien a todas las regiones por igual.

Por otro lado, comunidades autónomas gobernadas por el PP han criticado vehementemente la propuesta de Montero, insistiendo en la importancia de una negociación multilateral en el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

El presidente andaluz Juanma Moreno y el mandatario valenciano Carlos Mazón han rechazado rotundamente la idea de un trato especial para Cataluña, considerándolo una injusticia y una humillación para el resto de las regiones.

Por su parte, desde el Gobierno gallego se ha enfatizado la necesidad de llegar a un consenso entre todas las comunidades autónomas en la revisión del modelo de financiación, para garantizar la igualdad y el bien común.

El Ejecutivo balear ha abogado por decidir la financiación autonómica en base a criterios técnicos en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera, rechazando cualquier trato especial que pueda generar desigualdades entre las regiones.

La Rioja se ha opuesto firmemente a un acuerdo bilateral que beneficie exclusivamente a Cataluña, considerando que esto perjudicaría a sus propios ciudadanos. Compromís ha exigido que cualquier medida que se tome en Cataluña se aplique también en la Comunidad Valenciana para evitar desigualdades.

Los socialistas valencianos han señalado que la Comunidad Valenciana ya está recibiendo un trato especial a través de los fondos del sistema de financiación, siendo la única en recibir el ExtraFLA y obtener más dinero del gobierno central en comparación con años anteriores.

En respuesta a la propuesta de Montero, el presidente en funciones de la Generalitat, Pere Aragonès, ha insistido en la necesidad de una financiación especial para Cataluña, mencionando un posible sistema similar al concierto y cupo del País Vasco y Navarra.