• viernes 02 de diciembre del 2022

Empiezan los trabajos para reforestar las ubicaciones quemadas por los incendios de Las Hurdes y Viviendas de Miravete

img

MÉRIDA, 2 Sep.

Esta semana han empezado los trabajos para la restauración forestal y medioambiental en las Zonas de Actuación Urgente (ZAU) por los incendios de este verano que dañaron a Las Hurdes y la Sierra de Miravete, tras la luz verde en Consejo de Gobierno al plan de actuación elaborado por la Dirección General de Política Forestal de la Junta. Y lo hizo con lanzamiento de paja desde helicópteros en esas áreas quemadas, en lo que se conoce como la técnica del 'helimolching', con la intención de reducir efectos de escorrentías que logren generar el arrastre de ceniza y suelo.

La actuación, urgente y de herramienta pública, perjudica tanto a terrenos forestales públicos como privados, con el fin de reducir los efectos negativos de los incendios en el área perjudicada por las llamas que alcanzaron a las localidades hurdanas de Ladrillar, Nuñomoral y Casares, y los términos municipales de las regiones de Campo Arañuelo de Viviendas de Miravete, Jaraicejo y Romangordo.

La Consejería de Agricultura está finalizando los datos del informe previo para la próxima declaración de ZAU por el incendio de Gata, proclamado en Torre de Don Miguel.

En cuanto al esparcimiento de paja, los trabajos con profesionales y helicópteros han comenzado en las inmediaciones de la Sierra de Miravete y en áreas del Ladrillar, donde las cuadrillas de obreros se ocupaban de apilar y elaborar las cargas de paja que enganchaban a la aeronave que las recogía y soltaba en las ubicaciones indicadas.

Se trata de poner la paja en forma de alfombras en las laderas con mucho más pendiente, eludiendo que la ceniza llegue a los cauces, según señala el jefe de obra de Tragsa, Daniel Tabares, quien señala que en cada carga el helicóptero transporta 900 kilogramos de paja, en ciclos de 2 o tres minutos, cubriendo por descarga unos 500 m2 de área.

Para esta primera etapa se prevé una semana de trabajos, donde se van a levantar diques de contención con paja y piedra para eludir que la ceniza afecte a ríos y elementos hídricos.

A continuación, se va a cortar y retirará la madera quemada, eludiendo secuelas desfavorables de tipo fitosanitario, se adecuarán pistas forestales y se edificarán otras novedosas para tener mucho más accesos.

El plan de actuación prevé la restauración forestal con especies autóctonas de la región, sembrando, entre otros muchos árboles, encinas, alcornoques y asimismo se plantarán castaños en las Hurdes, donde se proseguirá implantando el plan Mosaico.

El incendio en la comarca de las Hurdes se declaró el pasado 11 de julio, afectando a 3.323 hectáreas, al tiempo que el registrado en Miravete y región de predominación del Parque Natural de Monfragüe, el 14 de julio, ha quemado 2.755 hectáreas.

Más información

Empiezan los trabajos para reforestar las ubicaciones quemadas por los incendios de Las Hurdes y Viviendas de Miravete

Noticias de hoy más vistas