Extremadura cierra abril con un considerable déficit de 143 millones de euros, representando el 0,61% de su PIB.

Extremadura cierra abril con un considerable déficit de 143 millones de euros, representando el 0,61% de su PIB.

Extremadura ha cerrado el pasado mes de abril con un déficit en sus cuentas de 143 millones de euros, que equivale al -0,61 por ciento de su Producto Interior Bruto (PIB).

Al igual que Extremadura, concluyeron abril con déficit Aragón, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Extremadura, Galicia, Comunidad de Madrid, Región de Murcia y la Comunidad Valenciana.

Por su parte, con superávit terminaron el pasado mes de abril las comunidades de Andalucía, Asturias, Navarra, La Rioja y País Vasco, según los datos que ha facilitado este viernes el Ministerio de Hacienda y Función Pública en un comunicado.

De media, las comunidades autónomas han registrado un déficit del 0,24 por ciento en el cuarto mes del año, correspondiente a un montante global de 3.376 millones de euros en términos absolutos, cifra superior al contabilizado en el mismo mes de 2022, cuando el déficit autonómico ascendió a 1.634 millones, un 0,12 por ciento del PIB.

El déficit conjunto de la Administración Central, la Seguridad Social y las comunidades autónomas, excluida la ayuda financiera, se ha situado en 4.282 millones de euros en el primer cuatrimestre del año, lo que supone un descenso del 52 por ciento respecto al año anterior y equivale al 0,3 por ciento del PIB --frente al 0,67% del mismo periodo de 2022--.

Si se incluye el saldo de la ayuda a las instituciones financieras, el déficit se ha mantenido en el 0,32 por ciento del PIB, según los datos facilitados este viernes por el Ministerio de Hacienda y Función Pública.

En cuanto al déficit solo del Estado, en este caso hasta mayo, se ha situado en 12.638 millones de euros, lo que supone un descenso del 31,6 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior y equivale al 0,9 por ciento del PIB, frente al 1,39 por ciento existente en mayo de 2022.

Este resultado se debe a un incremento de los ingresos no financieros del 9,7 por ciento, frente al comportamiento de los gastos, que crecen a un ritmo del 2,2 por ciento.

"Continúa la senda de descenso del déficit del Estado iniciada en 2021 y confirmada en 2022 como consecuencia de la reactivación económica y la creación de empleo", ha destacado el Ministerio que encabeza María Jesús Montero en un comunicado.

Volviendo al déficit público, la Administración Central ha registrado un ligero déficit de 23 millones a finales de abril de 2023, el 0,02 por ciento del PIB. En concreto, el déficit del Estado ha alcanzado la cifra de 1.895 millones, un 73,2 por ciento inferior al registrado en abril de 2022, lo que equivale al 0,13 por ciento en términos de PIB. De su lado, los Organismos de la Administración Central han registrado en abril de 2023 un superávit de 1.872 millones.

La Administración regional ha registrado un déficit a finales de abril de 2023 de 3.376 millones, lo que equivale al 0,24 por ciento del PIB, frente al déficit del 0,12 por ciento alcanzado en el mismo periodo del año anterior. Este resultado obedece a un aumento de los gastos del 8,2 por ciento, mientras que los ingresos crecen a un ritmo del 5,7 por ciento.

Los impuestos de las comunidades han crecido un 9,8 por ciento (2.357 millones más). Destacan los impuestos sobre la producción y las importaciones, que han alcanzado la cifra de 6.157 millones. Por su parte, los ingresos por impuestos sobre la renta y patrimonio se han incrementado en un 13,8 por ciento, hasta situarse en un total de 19.344 millones, y los ingresos percibidos por impuestos sobre el capital han ascendido a 1.006 millones de euros.

Los Fondos de la Seguridad Social hasta abril de 2023 han registrado un déficit de 883 millones, frente a los 1.529 millones también de déficit del mismo periodo de 2022. En términos de PIB, el déficit de la Seguridad Social se ha situado en el 0,06 por ciento, mientras que hace un año marcaba un déficit del 0,12 por ciento del PIB.

Este comportamiento es consecuencia de un crecimiento de los ingresos del 9 por ciento, destacando el buen comportamiento de las cotizaciones con un robusto crecimiento del 9,9 por ciento, frente al aumento registrado en los gastos de un 7,7 por ciento.

También se han publicado este viernes los primeros datos de ejecución de 2023 de las corporaciones locales, correspondientes al primer trimestre del año, que muestra que los ayuntamientos han registrado un superávit de 496 millones, lo que equivale al 0,04 por ciento del PIB, frente al déficit de 622 millones del primer trimestre de 2022.

Con estos datos de corporaciones locales, el déficit del conjunto de Administraciones Públicas en el primer trimestre del año asciende al 0,14 por ciento del PIB frente al 0,44 por ciento (sin ayuda financiera) registrado en marzo de 2022, lo que supone una disminución de un 66,1 por ciento. Los gastos han aumentado un 6 por ciento, mientras que el crecimiento de los ingresos ha sido del 9,3 por ciento.

En lo referente a los datos del déficit del Estado hasta mayo, su mejor comportamiento obedece a un incremento del 9,7 por ciento, frente al comportamiento de los gastos, que crecen a un ritmo del 2,2 por ciento.

Los recursos no financieros se han situado en 91.861 millones, lo que implica un 9,7 por ciento más respecto al mismo periodo de 2022. Dentro de esta rúbrica, los impuestos han alcanzado los 75.150 millones, el 81,8 por ciento del total de los recursos, y han crecido un 5,7 por ciento respecto a mayo de 2022.

Dentro de los recursos no financieros, como novedades impositivas de 2023, destaca el ingreso del nuevo Impuesto Especial sobre los Envases de Plástico No Reutilizables, el Gravamen temporal energético y el Gravamen temporal de entidades de crédito y establecimientos financieros de crédito, con un importe conjunto de 1.639 millones.

Los impuestos corrientes sobre la renta y el patrimonio han alcanzado los 27.424 millones, cifra superior en un 13,7 por ciento a la de mayo 2022, debido a que los ingresos por el Impuesto sobre Sociedades aumentan un 16,3 por ciento, hasta 10.700 millones, como consecuencia de que el primer pago fraccionado del año en curso, en términos de contabilidad nacional, ha sido superior en un 21,8 por ciento al efectuado en 2022.

Por su parte, el IRPF se ha incrementado un 7,1 por ciento, y a su vez, el Impuesto sobre la Renta de No Residentes se ha elevado un 17,5 por ciento. Asimismo, los impuestos sobre el capital han alcanzado los 90 millones de euros y los ingresos de las cotizaciones sociales han

Categoría

Extremadura