• miércoles 1 de febrero del 2023

Extremadura participa en la candidatura nacional de la jota a Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

img

Este lunes se festeja una día de difusión de la candidatura en todo el país por medio de acontecimientos y difusión en medios y comunidades

MÉRIDA, 15 Ago.

Extremadura participa en la candidatura de la jota para su inclusión en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad y como Manifestación Representativa del Patrimonio Cultural de España.

La idea intenta que la jota sea elegida en el Consejo de Patrimonio Histórico de otoño de 2022 como candidatura nacional a enseñar a la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de Unesco.

Se trata de una candidatura dirigida por la Comunidad Autónoma de Aragón y ordenada por el Ministerio de Cultura y Deporte donde forman parte la mayor parte de comunidades autónomas españolas, exponiendo que la jota sostiene un lenguaje común apoyado en los códigos interpretativos viejos que puede ser comprendido, interpretado y recreado por las distintas comunidades portadoras que la practican y desarrollan.

Este lunes se festeja una día de difusión de la candidatura donde forman parte las comunidades implicadas con acontecimientos y acciones promocionales en medios y comunidades para ofrecer a conocerla entre la ciudadanía.

El propósito es fomentar la candidatura en una fecha marcadamente festiva en todo el país, donde varias localidades festejan sus fiestas mayores y tienen rincón ocupaciones de carácter festivo, musical y clásico.

La día anima a divulgar en comunidades, bajo el hashtag

#yoapoyoalajota, vídeos de acompañamiento a la candidatura y las distintas ocupaciones similares con la jota que se efectúan en todo el territorio español.

La jota forma un género musical clásico con apariencia de baile habitual y canción que hace aparición, con esa denominación y según ciertos investigadores, en el siglo XVIII y que se lleva a cabo y está presente, con distintas matices y provincianismos, durante todo el territorio nacional e inclusive en todo el mundo, mediante la huella dejada por los españoles en territorios como América Latina o Filipinas, ha señalado la Junta en publicación oficial.

La jota es un género concreto de la música, el baile y la danza de Extremadura. Está extensamente documentada tanto en proyectos tradicionales producto de la indagaciones etnomusicológicas, como las de Kurt Schlinder, Alan Lomax, y asimismo en la de los extremeños Bonifacio Gil, Manuel García Matos y Ángela Capdevielle.

En la primera obra de García Matos, 'La lírica habitual de la Alta Extremadura', se recogen ahora un elevado número de tonadas bajo el apartado de jotas y también incluye entre ellas los populares como sones, 'El cerandeo', 'El pollo y la pata', 'El quita y coloca', 'El malandrín' y 'Los perantones'.

En Extremadura se acostumbra emplear el nombre de 'jota' de manera genérica para referirse a la mayor parte de bailes habituales en los pueblos. En las tonadas de jota se reitera con insistencia exactamente la misma alternancia melódica de estribillo y estrofa, ritmo ternario o binario de subdivisión ternaria y la alternancia incesante de la armonía de tónica y dominante. Aún de esta forma, en varias piezas más que nada de flauta y tamboril se detallan pluralidad de métodos y tonos, y con frecuencia con determinada traza anticuada.

Se trata de una manera usual de manifestarse por los vecinos de los pueblos, de práctica día tras día, autóctona, muy espontánea en ámbito festivos o cualquier ocasión de reposo en resolanas --asambleas callejeras de mujeres-- o mentirones --asambleas callejeras de hombres--.

La coreografía es precisamente exactamente la misma en el momento en que se arrancan a bailar en un vaivén hacia los lados en todos y cada verso de la estrofa, con impulso alternos en las vueltas y cruces que alternan, en un capacitación en ristras enfrentadas, y desde ellas, se entretejen nudos y cruces.

Dentro del género de la jota se tienen dentro ciertos bailes como 'El candil' de Olivenza, que por su música y por su capacitación en círculo, se relacionan con los bailes portugueses de la frontera, o 'El redoble' de Cáceres que comparte tonada con las de otras zonas españolas, en especial con la armonía concreta de los piteros cantabrios.

"La jota es un factor fundamental en el repertorio de todos y cada uno de los conjuntos de folklore extremeños y acostumbra interpretarse en el momento en que comienza la representación formal de exhibición en actuaciones y asimismo como final", ha señalado el Ejecutivo regional.

Más información

Extremadura participa en la candidatura nacional de la jota a Patrimonio Inmaterial de la Humanidad