• sábado 24 de septiembre del 2022

Investigadas tres personas por sendos delitos de castigo animal en Valencia de Alcántara y Caminomorisco

img

CÁCERES, 29 Jul.

Agentes de la Guardia Civil del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de Valencia de Alcántara y Caminomorisco, en la provincia de Cáceres, han investigado a tres personas por sendos delitos de abandono y castigo animal, uno con resultado de muerte.

Los animales estaban sin agua y en "ocasiones límites de necesidad", informó la Guardia Civil en publicación oficial, donde ha añadido que las actuaciones tuvieron sitio en los días 26 de junio y 19 de julio de 2022, respectivamente.

En el primero de las situaciones, el comandante de Puesto de la Guardia Civil de Caminomorisco recibió aviso de un viandante que, paseando cerca de las cercanías de la alquería de Cambroncino, había escuchado lo que parecían ser los gemidos de un perro, procedentes del interior de un saco localizado en la cuneta de la carretera.

Cuando la patrulla del Seprona de Caminomorisco (Cáceres) llegó al sitio, sacaron al animal del saco, resultando ser un perro mestizo de tamaño mediano que estaba con vida, pero con la imposibilidad de desplazar sus patas.

Realizadas las indagaciones pertinentes, los agentes de la Guardia Civil averiguaron la identidad del dueño del animal, quien lo había tirado a la cuneta, dentro de un saco, con la "estable intención de provocarle la desaparición".

Por ello, fue investigado por un delito de abandono y castigo animal. Además, el perro, de unos un par de años de edad, no tenía microchip, pasaporte de animal de compañía, ni las vacunas normativas.

Las diligencias practicadas fueron remitidas al Juzgado de Primero Instancia y también Instrucción, en funcionalidades de guarda, de Plasencia (Cáceres).

En el segundo de las situaciones, un vecino, que paseaba por la N-521, alertó a los agentes de la Guardia Civil del Seprona de Valencia de Alcántara (Cáceres) que había percibido un fuerte fragancia, cerca de las inmediaciones de una parcela y cercana a esa ciudad.

Personados en el sitio, los agentes de la Guardia Civil encontraron tres ovejas fallecidas y cinco vivas, las que presentaban lesiones sangrantes en las patas traseras y deshidratación. Además, una de ellas estaba en estado crítico y, como primera medida, los agentes procuraron un envase donde el animal pudiese abrevar y aliviar su sed.

Solicitada la colaboración de la Oficina Veterinaria de Zona de Valencia de Alcántara y en presencia del dueño de la finca, se procedió a crotalizar a todos y cada uno de los animales vivos. Asimismo se notificó al dueño de la obligación de prestar asistencia veterinaria urgente a los animales y la prohibición de moverlos del rincón.

Esa misma tarde los animales desaparecieron, pero la rápida actuación y también investigación de los agentes, dejó hallar a los cinco en los extrarradios de la ciudad y uno fue hallado fallecido.

Por todo ello se ha investigado a 2 personas, al dueño de la parcela, donde en un inicio se halló a los animales, y a un arrendatario de exactamente la misma.

Las diligencias fueron remitidas al Juzgado de Primera Instancia y también Instrucción nº1 de Valencia de Alcántara (Cáceres), por un supuesto delito de abandono y castigo animal con resultado de muerte.