• miércoles 1 de febrero del 2023

La barriada de La Antigua de Mérida se revitaliza con cinco enormes murales y proyectos de artistas urbanos

img

MÉRIDA, 19 Dic.

Cinco enormes murales revitalizarán la barriada de La Antigua de la ciudad más importante extremeña, donde se va a poner en marcha el Museo de Muralismo Contemporáneo de Mérida, que va a ir incorporando novedosas proyectos en los próximos años.

Obras, asimismo de arquitectura y estatua, en las paredes de casas y en nuestra calle de esta barriada, según explicó el alcalde, Antonio Rodríguez Osuna, en una visita al trabajo que está haciendo los artistas.

El primer edil explicó que se eligió esta región de la región para detectar este nuevo museo, por un lado, por ser un vecindario "referente", con viviendas "viejas", cuya primordial característica son sus paredes blancas, logrando por medio de estas proyectos que se puede "regenerar" ese tejido urbano realizando que los jóvenes resuelvan vivir en ese vecindario.

Por otra sección, el otro fundamento es que se transforme en un nuevo recurso turístico por el hecho de que el muralismo es una "novedosa" especialidad artística que se transformó en un nuevo atrayente para los turistas en las ciudades de europa, con lo que de esta forma los visitantes conocen el patrimonio histórico-artístico y otras novedosas corrientes artísticas.

Asimismo, el primer edil ha señalado que en estos murales se plasmarán referencias del folclore de la región, como la mártir Santa Eulalia, puesto que guardan relación, entre otros muchos, con la arquitectura urbana, el turismo, la niñez y con las prácticas Mérida, con lo que todos ellos van a estar vinculados con la localidad.

Los murales van a estar terminados antes que termine el año o principios de 2023 dependiendo de la meteorología, y todos van a tener una placa identificativa y se incluirán en el circuito turístico de la región.

El presupuesto de este emprendimiento, en el que ha cooperado la Asociación de Vecinos de Nuestra Señora de la Antigua recabando los privilegios de los habitantes para colorear en las paredes, se ha extraído de una modificación del remanente positivo de la tesorería de cien.000 euros, si bien el alcalde aseguró que "ignora" si se ejecutará el total del presupuesto por el hecho de que los contratos con los artistas son "independientes", cada uno de ellos tiene un caché, pero esa cantidad inicial se ha designado para materiales o pintura.

Además, Antonio Rodríguez Osuna ha recalcado que vienen haciendo un trabajo con esta iniciativa desde "hace unos años", y que formaba una parte del emprendimiento político del gobierno municipal que era revitalizar la región y ofrecerle un nuevo recurso turístico a la localidad.

A falta de que se incorpore algún artista de "prestigio en todo el mundo", en estos primeros murales forman parte cinco artistas y colectivos, entre ellos la artista de Japón Mina Hamada, domiciliada en Barcelona.

Entre los conjuntos, entre ellos el Colectivo Licuado de Uruguay, van a hacer referencia en sus proyectos al turismo, el urbanismo y la civilización de la región.

También están colectivos nacionales que proceden de Cataluña y País Vasco, como Reskate, el artista extremeño Daniel Muñoz, y el madrileño Félix Reboto, cuyo nombre artístico es Spok Brillor.

La obra de Mina Hamada se apoya en una recreación de un planeta imaginario mediante mucho más de cien dibujos de pequeños de cinco años de centros académicos de la región que Hamada ha recibido con el propósito de que Mérida sea "mucho más feliz", según explicó la artista" y, mediante este ellos, ha mezclado su estilo y hace un mural "con el sueño de los pequeños".

Es un mural "muy colorido", por el hecho de que Hamada explicó que los colores le dan "alegría", y espera que para la multitud de la región le resulte "alegre" y "feliz".

Por primera oportunidad, la artista incorporó en sus obra la figura humana al lado de otros elementos que han dibujado los mucho más pequeños como son los animales libros, la naturaleza o los juegos, con lo que resalta en el diseño la incorporación de 2 árboles, que están en oposición al mural, y que, a través de un juego visual, cambia la visión de la obra según vayan pasando las estaciones.

Mientras que el mural del colectivo Reskate está haciendo un mural fotoluminiscente, de tal forma que la visión de la obra a lo largo del día se complementa con elementos que solo son perceptibles a lo largo de la noche, y representa así a la mártir Santa Eulalia como una pequeña, puesto que, según los artistas, María López y Javier de Riba, siempre y en todo momento se ha representado "como mucho más adulta de lo que fue".

El propósito de esta obra es apelar a las realidades del vecindario, la brecha intergeneracional, mediante un icono bien conocido en la localidad, en el que se puede ver a la mártir esconde tras la niebla portando una palma en sus manos a lo largo del día, al tiempo que durante la noche se la puede ver orgullosa y ilusionada, con lo que se transforma, según los artistas, en una representación "actualizada de Santa Eulalia".

Asimismo, Spok Brillor, gerente del arte urbano de la vieja escuela, ha elegido entre las medianeras mucho más peculiaridades del vecindario, logrando llevar a cabo un juego de perspectivas en las que pone en valor las casas sociales de la región y las eleva a la categoría de obra de arte merced a los elementos que la conforman, realizando confundir lo real con lo figurado.

En este diseño, se integran imágenes viejas del ambiente en formato postal, en las que se tienen la posibilidad de ver la narración de la barriada a través del hiperrealismo, en los que el artista se ha apoyado en la matriz de "inmuebles iguales" que llegan a ser "enrevesados", reduciendo todos ellos al tamaño de un libro en que te enseña "todo" en sus páginas.

En cuanto al mural del Colectivo Licuado de Uruguay, se ha plasmado la relevancia de las ropas como elemento de unión entre la localidad y el vecindario y lo consiguió merced a la colaboración de la Asociación folclórica y Cultural Nuestra Señora de La Antigua que ha recabado información sobre la historia del conjunto, sus bailes y festejos.

La composición de este diseño se enfoca en figuras próximas al arte de la civilización tradicional en las que están movimiento de los bailes del folclore, en las que se va a poder ver una compilación de figuras danzantes, dándole de este modo el valor que contribuye como elemento de identidad.

Por último, el artista extremeño Daniel Muñoz se ha entusiasmado por las relaciones entre la barriada y el Circo Romano como una extensión de la unión entre los turistas y los ciudadanos, con lo que para su elaboración hizo entrevistas a causantes y ha visitado espacios del vecindario y del patrimonio de la región.

El mural parece ser una estantería en los que están distintas elementos escultóricos romanos y de la civilización tradicional que recrean a turista retratando los entornos de la región, transformándose de esta forma en un análisis simbólico sobre como los vecinos y los visitantes se relacionan entre sí en una localidad Patrimonio de la Humanidad como es Mérida.

Más información

La barriada de La Antigua de Mérida se revitaliza con cinco enormes murales y proyectos de artistas urbanos