• miércoles 07 de diciembre del 2022

La "degradación" del tren bate las Medallas de Extremadura que reclaman mucho más investigación y justicia popular

img

MÉRIDA, 7 Sep.

La reivindicación por un tren digno ha cobrado el mayor de los protagonismos instantaneamente primordial por el Día de Extremadura, la distribución de las Medallas de la red social, donde el escritor Luis Landero, solicitado del alegato ciudadano, ha subrayado la "degradación" que piensa aún el día de hoy este tema al que sus políticos, a los que ha señalado muy fuertemente, no supieron ofrecer una contestación.

Es una "broma, una mucho más" en la narración de esta tierra: "iréis al infierno por no haber traído a Extremadura el tren que Extremadura se merece", ha espetado en un Teatro Romano lleno que ha reaccionado con vítores y un caluroso aplauso puesto de pie.

Este milenario espacio volvió, tras un par de años de espera por la pandemia, a ser el ámbito de la distribución del primordial acto del Día de la Comunidad, que se memora este jueves, 8 de septiembre.

El acto, bajo el lema 'Siente Extremadura', ha contado con 2 partes. Una primera dedicada al acto de imposición de las medallas de Extremadura y otra de carácter lúdico donde el importancia va a ser de los artistas, todo ello conducido por el actor Fernando Ramos y la periodista Sara Bravo.

Las medallas, máximo galardón que otorga la red social autónoma, han recaído este año en los ayuntamientos de Don Benito y Villanueva de la Serena, la estudiosa Guadalupe Sabio Buzo, el principal creador de la Asociación ELA-Extremadura, Marco Antonio Sánchez Becerra a título póstumo, la letrada Eva González Pérez y la Federación Extremeña de Caza.

El presidente de Fedexcaza, José María Gallardo, se mostró orgulloso de poder "vivir y apresar" en Extremadura, y ha señalado que esta medalla piensa un "muy grande reconocimiento" que ha destinado a todos y cada uno de los cazadores.

Es, dijo, fruto del trabajo de un aparato que "quiere llevar a cabo de Extremadura una tierra mejor", una zona "llena de biodiversidad", y donde ha esperado que "por el hecho de ser cazador absolutamente nadie te reprenda y te apunte con el dedo".

Por su parte, la estudiosa Guadalupe Sabio Buzo, ha señalado que la medalla es "para la ciencia, para los estudiosos extremeños", y asimismo para la Universidad de Extremadura, que es precisa, dijo, para conformar a las futuras generaciones.

Asimismo, ha apuntado que tras el reconocimiento está el trabajo de un aparato de "estudiosos jóvenes que piensan que la ciencia representan el futuro", pero para lo que precisan financiación para "sus adelantos lleguen a la sociedad". Y es que, según dijo, "en el momento en que eres científico existen muchos instantes bien difíciles".

La mujer y también hijo de Marco Antonio Sánchez Becerra han recogido el galardón entregado a título póstumo al principal creador de la Asociación ELA-Extremadura.

Su hermana fué la responsable de leer una secuencia de citas textuales que Marco le dedicó a la ELA, a la que consideraba "una compañera de baile que no hemos escogido pero que contamos siempre que estudiar a bailar con ella".

Durante su trayectoria adelante de la asociación, trabajó a fin de que los enfermos de ELA "dejaran de ser invisibles, que fuesen tratado con la dignidad y efectividad que algún otro enfermo", al unísono que ha solicitado el papel que juega en este propósito la investigación.

Por ello, ha señalado que la concesión de esta medalla piensa "cumplir uno de sus sueños", que es que "la ELA se conozca".

Por su parte, la letrada Eva González Pérez es famosa por proteger amparar a las familias de inmigrantes en Holanda, donde emigró desde Extremadura en el momento en que tenía un par de años, discriminadas por la Hacienda de holanda en la concesión de ayudas sociales para el precaución de sus hijos menores.

En su alegato, ha subrayado que la gente en el momento en que emigran "dejan varias cosas atrás" y, con esto, se vuelven "muy atacables". Asegura que de los extremeños ha preservado valores como su "aptitud de trabajar y su perserverancia", y asimismo un "profundo sentido de la justicia".

La letrada se mostró "inútil de aguantar la injusticia", y especialmente en el momento en que perjudica a los enclenques o esos que no tienen aptitud para realizar oír su voz.

Los alcaldes de Don Benito y Villanueva de la Serena, José Luis Quintana y Miguel Ángel Gallardo, respectivamente, han recogido la medalla concedida a la fusión de las dos localidades. Un desarrollo en el que el edil villanovense ha reconocido que se han sentido "de forma plena acompañados" desde el instante en que lo iniciaran de manera "reservada" en 2019.

Un sendero en el que, ha asegurado, han "recogido la intención que a lo largo de años han expresado sus vecinos", mientras que ha señalado que esta medalla transporta en su reverso "mucho más de 63.000 firmas".

Por su parte, Quintana dijo que la fusión es el fruto de los intentos completados a lo largo de "décadas", y que en este momento "sale adelante con el respaldo de la mayor parte de los ciudadanos". "Este emprendimiento ha nacido para juntar, caminar juntos", para ser "mucho más fuertes, para llegar mucho más lejos".

También ha remarcado que no piensa perder su identidad y ni prácticas. "No perdemos nuestra historia, hacemos historia", ha abundado.

En esta ocasión el alegato ciudadano ha recaído en el escritor Luis Landero, quien ha conectado con los espectadores al verbalizar la reivindicación por un tren "digno" para Extremadura.

Para ello, ha compartido una palabra aprendida en el pueblo en el que medró, Alburquerque, 'jeito', heredada del portugués, y que viene a representar por "el gusto de realizar las cosas bien", la satisfacción de "poner lo destacado de uno mismo en lo mínimo que se realice".

En este punto, y tras apuntar que la cuestión del tren extremeño le "revuelve las supones", y que si "la mayor parte de los políticos fueran jeitosos, hace un tiempo habría un tren digno para Extremadura".

Y es que el tren de hoy es una "degradación", "una broma, una mucho más" en la narración de esta tierra, con lo que ha espetado a quienes corresponde esta compromiso: "iréis al infierno por no haber traído a Extremadura el tren que Extremadura se merece".

Es un "pecado imperdonable", ha añadido, pues en su retardo está la "persistencia", la "soberbia y también ineptitud, y la absoluta falta de jeito". "Estimados políticos, en seguridad: sois unos ruines", dijo.

También ha responsabilizado a los representantes públicos del "abandono de su tierra", que llevó a los emigrantes a irse de "donde no había futuro para ellos ni para sus hijos". "Eran forasteros en su tierra".

"Escuchadme desde el infierno", ha espetado a los políticos actualmente: "Los sacamantecas, los cocos y las camuñas para los pequeños, lo habéis sido nosotros para los mayores".

Pero la Extremadura de el día de hoy "tiene poco que ver" con la de entonces, ya que es una autonomía "actualizada y pujante como la que mucho más", pero que prosigue sentenciada a padecer "tópicos" injustos sobre esta tierra y sus ciudadanos, a quienes ha solicitado que no dejen "ni un menoscabo, ni una chorrada mucho más, si bien sea por higiene mental".

La gala empezó con la interpretación al cargo de la agrupación Anam Camerata de los himnos de Europa, España y Extremadura, este último asimismo en la voz de la artista de Villafranca de los Barros Elsa Tortonda, acompañada al piano por Samuel Iglesias.

La magia de Jorge Luengo, el cante de Manuel Pajares, acompañado al piano por Pedro Calero, Raquel Sande, el coro Amadeus, el baile de Carmen La Parreña, Bambikina y el cantautor Luis Pastor fueron los personajes principales de la parte lúdica del acontecimiento.

Más información

La "degradación" del tren bate las Medallas de Extremadura que reclaman mucho más investigación y justicia popular