Crónica Extremadura.

Crónica Extremadura.

La inflación aumenta un 3,3% en Extremadura el mes pasado.

La inflación aumenta un 3,3% en Extremadura el mes pasado.

MÉRIDA/MADRID, 14 Mar.

El Índice de Precios de Consumo (IPC) ha subido al 3,3 por ciento en Extremadura en febrero en tasa interanual, 3 décimas por encima de la tasa interanual del mes anterior, según los datos definitivos publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Con el dato de febrero los precios encadenan dos meses de subidas en Extremadura. En términos mensuales, la inflación en Extremadura ha aumentado un 0,3 por ciento, mientras que en lo que va de año la subida llega al 0,5 por ciento.

Donde más han subido los precios en Extremadura respecto al mismo mes del año anterior han sido en restaurantes y hoteles, un 9,5 por ciento más que en febrero de 2023 (+5,8 puntos respecto a la tasa interanual anotada el mes anterior); alimentos y bebidas no alcohólicas, un 5,6 por ciento más (-1,9 puntos); bebidas alcohólicas y tabaco, un 4,7 por ciento más (+0,8 puntos) y otros bienes y servicios, un 4 por ciento más (+0,8 puntos).

En el lado contrario, dónde han caído en tasa interanual los precios ha sido en vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, un -2,7 por ciento (-5,6 puntos respecto a la tasa del mes precedente).

A nivel nacional, el IPC ha aumentado un 0,4 por ciento en febrero en relación al mes anterior y ha reducido 0,6 puntos su tasa interanual, hasta el 2,8 por ciento.

Al finalizar febrero, las tasas más elevadas de IPC las presentaban Extremadura (3,3%), Galicia (3,2%) y Canarias (3,1%). En el lado contrario se han situado Melilla (2,3%), La Rioja (2,5%) y Navarra (2,5%).

Los precios han bajado en todas las comunidades en tasa interanual respecto al mes pasado salvo en Extremadura (+0,3%). Las comunidades en donde más han descendido los precios han sido Melilla (-1,20%) Ceuta (-1,00%) y La Rioja (-1,00%) frente a Madrid (-0,10%) y Aragón (-0,40%), en el lado contrario.

El Índice de Precios de Consumo (IPC) ha subido un 0,4 por ciento en febrero respecto al mes anterior y ha recortado seis décimas su tasa interanual, hasta el 2,8 por ciento, debido al abaratamiento de la electricidad y de los alimentos, cuyos precios crecieron a su menor ritmo en dos años, según los datos definitivos publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que confirman, en parte, los avanzados a finales del mes pasado.

En concreto, el precio de los alimentos y bebidas no alcohólicas ha avanzado en febrero un 5,3 por ciento interanual, tasa 2,1 puntos inferior a la del mes anterior y la menos acusada desde enero de 2022, gracias al abaratamiento de legumbres, hortalizas y carne.

Por su parte, el grupo de vivienda ha reducido 4,2 puntos su tasa anual, hasta el -2,7 por ciento, por el descenso de los precios de la electricidad, en contraste con la subida que experimentaron en febrero de 2023.

En sentido contrario, el transporte ha elevado su tasa interanual 2,5 puntos, hasta el 2,4 por ciento, como consecuencia del encarecimiento de los carburantes para vehículos personales y, en menor medida, del transporte combinado de pasajeros.

Con el retroceso del IPC interanual en el segundo mes del año, la inflación vuelve a registrar descensos después del repunte de enero y se sitúa en su nivel más bajo desde el pasado mes de agosto, cuando alcanzó el 2,6 por ciento.

Además, la inflación ha bajado en febrero de la barrera del 3 por ciento tras cinco meses consecutivos por encima de esta cota.

El Ministerio de Economía ha destacado en una valoración remitida a los medios que la reducción de la inflación en febrero "pone de manifiesto la capacidad de la economía española de hacer compatible el mayor crecimiento económico entre los principales países de la zona euro con una moderación de los precios y con el mantenimiento de las medidas del escudo social apoyando a los más vulnerables".

Asimismo, el Departamento que dirige Carlos Cuerpo ha subrayado que esta reducción sostenida de la inflación, está permitiendo mejorar el poder adquisitivo de las familias y la competitividad de las empresas españolas

La inflación subyacente (sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) ha bajado una décima en febrero, hasta el 3,5 por ciento, tasa siete décimas superior a la del IPC general y la más baja desde marzo de 2022. En los datos adelantados por el INE a finales del mes pasado, se esperaba que la inflación subyacente bajara dos décimas, hasta el 3,4 por ciento, aunque finalmente se ha reducido sólo una décima.

En tasa interanual (febrero de 2024 sobre el mismo mes de 2023), lo que más ha subido de precio es el aceite de oliva (+67%), que acumula un repunte del 191,1 por ciento desde enero de 2021.

En febrero han destacado también las subidas interanuales de precios del transporte marítimo de pasajeros (+23,1%); los zumos de frutas y vegetales (+18,8%); los paquetes turísticos nacionales (+18,7%), y el transporte de pasajeros por metro (+17,4%).

Por contra, lo que más se ha abaratado en el segundo mes del año en relación a febrero de 2023 han sido los otros aceites (-24,6%); el gas natural (-21%); los equipos de telefonía móvil (-10,9%); el butano y el propano (-10,1%) y los ordenadores personales (-9,9%).

Sin tener en cuenta las rebajas y variaciones en impuestos, el IPC interanual ha alcanzado en febrero el 2,6 por ciento, dos décimas por debajo de la tasa general del 2,8 por ciento. Así lo refleja el IPC a impuestos constantes que el INE también publica en el marco de esta estadística.

En el segundo mes del año, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) ha situado su tasa interanual en el 2,9 por ciento, seis décimas menos que en enero. Por su parte, la variación mensual del IPCA ha sido del 0,4 por ciento.

En términos mensuales (febrero sobre enero), el IPC ha aumentado un 0,4 por ciento, una décima más de lo avanzado por Estadística y su mayor alza mensual desde agosto de 2023, debido al encarecimiento de los carburantes, de los servicios de alojamiento, de la restauración y de los paquetes turísticos.

En cambio, las rebajas de invierno han llevado al grupo de vestido y calzado a recortar sus precios un 1,8 por ciento respecto a enero, mientras que el abaratamiento de la electricidad ha propiciado que la tasa mensual del grupo de vivienda bajara un 1,3 por ciento.

Lo que más ha subido de precio en el mes de febrero respecto al mes anterior ha sido el metro (+16,6%), los paquetes turísticos nacionales (+11,7%) y los hoteles (+11,5%). El aceite de oliva se ha encarecido un 5,3 por ciento en febrero respecto al mes anterior.

Por contra, según los datos de Estadística, lo que más se ha abaratado en el mes han sido las legumbres y hortalizas (-6,4%) y la electricidad (-5,2%).