Crónica Extremadura.

Crónica Extremadura.

Reescritura: Campaña del tomate en Extremadura prevé 100.000 desplazamientos con 2 millones de toneladas de carga.

Reescritura: Campaña del tomate en Extremadura prevé 100.000 desplazamientos con 2 millones de toneladas de carga.

BADAJOZ, 14 Jun. - La próxima campaña de transporte del tomate por carretera se desarrollará entre los meses de julio y finales de septiembre con el movimiento por vías de la comunidad autónoma de Extremadura de cerca de 2 millones de toneladas de este producto, lo que va a suponer que se realicen alrededor de 100.000 desplazamientos entre las explotaciones agrarias y las empresas transformadoras, y unos 1.500 desplazamientos diarios.

Así lo ha señalado el delegado del Gobierno en Extremadura, Francisco Mendoza, quien ha hecho un llamamiento para que se examine que los medios de transporte se encuentren en las "condiciones adecuadas" de cara a dicha campaña.

Asimismo y sobre dicho número de toneladas, Mendoza ha señalado que el año pasado fue 1,5 millones y que éste se prevé que sean 2 millones, así como que en 2022 la campaña en Extremadura fue "algo inferior" a cómo se presume que va a ser la próxima.

En declaraciones a los medios tras celebrarse en la Delegación del Gobierno, en Badajoz, una reunión de Seguridad Vial para la coordinación de la próxima campaña de transporte del tomate por carretera, ha explicado que en la misma han evaluado y preparado dicha campaña que, en la comunidad, tiene una importancia "bastante relevante" al producirse un desplazamiento de vehículos "considerable" durante un periodo corto del año, concretamente entre julio y finales de septiembre.

Sobre la campaña de este año, ha avanzado que "se aventura es algo superior al año pasado", con lo cual "incluso" puede haber un cierto incremento del transporte de tomate por carreteras, que se calcula que va a estar en torno a los 2 millones de toneladas, incluido tanto el tomate que se produce en Extremadura, como el que se trae de fuera de Portugal y de otras comunidades autónomas.

A este respecto, ha continuado el delegado, lo que se trata es de realizar una campaña de concienciación y de prevención, cuya finalidad es evitar los riesgos de accidentes en carretera y los daños en las vías de comunicación que pueden provocar otros riesgos a los usuarios de las mismas, a tenor de lo cual ha precisado que el vertido de tomate, la disposición de la carga o los líquidos que vierten en las vías de comunicación hacen que, en un momento determinado, se pueda incrementar el riesgo de que se produzcan accidentes.

En este punto, Francisco Mendoza ha precisado que la evaluación de la campaña del año pasado desde el punto de vista de la Delegación y de todos los participantes es "bastante positiva", y que se ha controlado un mayor número de vehículos y ha aumentado el número de denuncias practicadas, que han pasado de 520 a 635, por lo que se ha dado un incremento de un 22 por ciento.

Sin embargo, han disminuido los accidentes que se han llevado a cabo en un 50 por ciento, ante lo que ha reconocido que el número de siniestros "ya era bajo", y que se produjeron cuatro en el año 2021 y en 2022 dos y ninguno con incidencias reseñables.

También ha destacado que la incidencia en las vías de comunicación, es decir los vertidos que interrumpen el normal desarrollo del tráfico o que exigen una actuación "inmediata" para la limpieza de las vías de comunicación, ha disminuido en un 25 por ciento, al pasar de 62 a 46, mientras que por parte de Demarcación de Carreteras se cuenta con un programa para proceder a la limpieza de las vías en sus puntos "más sensibles", aunque con la buena disposición de la carga y si no se produce un exceso de peso "seguramente los vertidos serán menores".

En cuanto a las infracciones, generalmente se concentran en motivos tales como el exceso de carga, a la par que ha destacado que, en cuanto a la colocación de la carga, en las últimas campañas los productores y los transportistas "se han concienciado suficientemente" y no se observa un incremento "destacable" de infracciones derivadas de la incorrecta colocación de la carga.

En datos globales, durante la campaña del año pasado se controlaron 1.343 vehículos. Las denuncias tramitadas han pasado de 520 en 2021 a 635 en 2022 y se mantiene el incremento en el número de los vehículos denunciados, pasando de 374 en 2021 a 428 en 2022, lo que supone un incremento del 14 por ciento.

Las denuncias más frecuentes continúan siendo las relacionadas con el exceso de peso y la disposición de la carga. También han sido significativas las denuncias cursadas por el estado de los neumáticos y por el vertido de líquido a la calzada. A pesar de estos datos, la Delegación del Gobierno señala que se ha mejorado significativamente en otro tipo de denuncias relacionadas con el estado de los vehículos, lo que indica que los responsables del transporte han mejorado considerablemente la utilización de vehículos adecuados para este transporte.

En el caso de las incidencias, por primera vez se ha detectado una disminución de las mismas, que han pasado de 62 en 2021 a 46 en 2022; lo que supone un descenso de más del 25 por ciento. La mayoría de estas incidencias se produjeron en la N-5 y en el A-5, aunque también en la A-58.

Por su parte, el presidente de APAG Extremadura Asaja, Juan Metidieri, ha valorado ante los medios que este tipo de reuniones son "muy positivas" y que frente a la campaña "más corta" y con menos hectáreas del pasado año, la de este 2023 será "prácticamente normal".

De la pasada campaña, ha explicado que no hubo siniestros, con cubas permeabilizadas "correctamente" dentro del propio transporte y el "esfuerzo grande" que han hecho a nivel económico tanto productores como los transportistas en este sentido, al tiempo que ha hecho un llamamiento a los agentes de la autoridad para que "se haga más de agente de avisar, que no de sancionar".

"No se puede entender que una campaña como la del año pasado, que fue más corta, había un 7 por ciento de vehículos más controlados, un 20 por ciento más de vehículos sancionados", ha concluido, junto con que los "problemas" suelen ser "algunos" neumáticos en mal estado o los excesos de carga, pero que sobre estos últimos cuando se carga en el campo no hay báscula, por lo que tienen que adaptar la carga "al máximo posible" porque, con la competitividad que hay "ahora mismo", "difícilmente puedes hacer rentable cada uno de los transportes que realizas".