• viernes 3 de febrero del 2023

Regantes del norte extremeño se sienten discriminados por el Miteco en el cambio de regla de Dominio Público Hidráulico

img

MÉRIDA, 3 Sep.

Varias Comunidades de Regantes del norte de Extremadura han anunciado un archivo con alegaciones al emprendimiento para la modificación del Reglamento del Dominio Público Hidráulico iniciado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco), en tanto que se sienten "discriminadas". Entre otras cosas, solicitan un trato diferencial a los Regadíos Históricos y Tradicionales, allanar los óbices de la administración electrónica facilitando la tramitación de documentos, contemplar la oportunidad de exenciones en la instalación de aforadores de caudal y que se recoja en la legislación la vida de las Comunidades de Regantes Históricas y Tradicionales.

Las Comunidades de Regantes de Villanueva de la Vera, Talaveruela de la Vera, Aldeanueva de la Vera, Casas del Monte, Aldeanueva del Camino, Guijo de Santa Bárbara y Grimaldo han mandado al Miteco un archivo para "anunciar y proteger los valores agrícolas, patrimoniales, sociales y ambientales que representan los regadíos habituales, la mayor parte de ellos con múltiples siglos de antigüedad e inclusive de origen medieval, y que quieren proseguir articulando los territorios sobre los que se asientan, al haberse probado la sostenibilidad de esta manera de aprovechamiento de aguas".

Según han informado este sábado estas entidades en publicación oficial, las Comunidades de Regantes habituales son un factor de cohesión popular y ejemplos de gobernanza, puesto que "forman un caso de muestra de instituciones para la resolución de enfrentamientos, son fijadoras de la población rural y generadoras de identidad local y regional", a las que aportan espacios patrimoniales y culturales al sostener valores culturales y estéticos, introduciendo la infraestructura de riego (acequias, presas, galerías de drenaje, molinos, balsas, bancales y terrazas, caminos, etcétera), el mosaico de texturas y vegetación o la composición del parcelario.

Una de las alegaciones arguye que "es imposible permitir que, con la explicación de la transformación digital y las novedosas tecnologías, en la práctica se dificulte el ingreso de los administrados a la Administración para el ejercicio de sus derechos a conseguir información sobre sus expedientes, investigar documentos que les afectan o presentarlos".

Y es que, desde la óptica de las Comunidades de Regantes habituales a las que se les pide que se conviertan de un día para otro en Administración Digital, "esta exigencia es una exhibe mucho más de despotismo ilustrado, a través de la que la Administración les impone unos criterios de modernización digital que seguramente van a ser precisos y ventajosos para unas gestiones que tiene personal formado y elementos suficientes para implementarlos, pero que no se tienen la posibilidad de utilizar indiscriminadamente a unas Comunidades de Regantes habituales que carecen de la capacitación y los fondos precisos para esto".

Otra de las alegaciones tiene que ver con las condiciones de utilización del Dominio Público Hidráulico. En cuanto a la exigencia de instalación de sistemas de medición de caudales del producto 102 bis, ahora establecida en el Plan Hidrológico Nacional y el TRLA, estas entidades estiman que "debería tener en consideración que muchas de las Comunidades de Regantes habituales no tienen una única toma de agua de manera fácil aforable, sino más bien de multitud de pequeñas tomas, manantiales y derivaciones complementarias, muchas de ellas en sitios inalcanzables, que complican el cumplimiento de esta exigencia".

A este respecto, señalan que se debería tener en consideración que en la Comunidades de Regantes habituales los caudales derivados fuera de la época de riegos no se destinan a usos consuntivos, con lo que no deben computarse para reducir los caudales máximos consumidos anualmente fijados por el organismo de cuenca.

Sobre el régimen de las concesiones y los usos privativos del agua, estiman que con el emprendimiento "se regresa a perder otra ocasión increíble para terminar con el portillo que para toda clase de abusos en la utilización del agua piensa la presencia de los usos privativos por predisposición legal establecidos en el producto 54 del TRLA y 87 y siguientes del RDPH".

Asimismo, estas Comunidades de Regantes del norte de Extremadura afirman que "no tiene los pies en el suelo esperar sostener una misma regulación que abarque tanto a Comunidades de Regantes de 21 participantes (ya que con menos se regulan por Convenios de Riegos), como a Comunidades de Regantes de 21.000 participantes".

Además, ofrecen la creación de una exclusiva tipología: la de Comunidades de Regantes Histórica y Tradicional , con independencia del número de clientes y donde se recojan los derechos históricos que tienen.

Por todo ello, repiten que se sienten "discriminadas" por el Miteco y también "ignoradas y ninguneadas" por el organismo de cuenca. "Observamos peligrar la pervivencia de unos regadíos que llevan siglos en sintonía con el medio y con la población rural que los sostiene", insisten, pero remarcan que van a "ofrecer la guerra" por hallar que se les oiga y se les respete.

Más información

Regantes del norte extremeño se sienten discriminados por el Miteco en el cambio de regla de Dominio Público Hidráulico