Crónica Extremadura.

Crónica Extremadura.

Reina conmemora el Festival de la Luna Llena de agosto con música medieval en su Alcazaba

Reina conmemora el Festival de la Luna Llena de agosto con música medieval en su Alcazaba

BADAJOZ, 25 Jul.

La localidad pacense de Reina celebrará el XXII Festival de la Luna Llena de Agosto, acto por la recuperación del patrimonio histórico artístico de la Campiña Sur y XII Memorial 'Cefe González Rubio' con un concierto de música medieval a cargo del grupo Euskal Barrok Ensemble y una quema de fuegos artificiales que tendrán lugar el 1 de agosto a las 00,00 horas en la Alcazaba.

En concreto, el festival comienza a las 21,30 horas con una concentración en la plaza del ayuntamiento y continúa a las 22,00 horas con teatro de calle a cargo de Médala Animación y relacionado con la Edad Media, y a las 23,15 horas con la subida, con antorchas, a la Alcazaba de Reina que se sitúa a 825 metros de altitud.

Dicho monumento es sede, tras la lectura a las 00,00 horas del manifiesto por la recuperación del patrimonio artístico de la Campiña Sur, del citado concierto de música medieval que ofrecerá a partir de las 00,15 horas este grupo vasco de música antigua, enmarcado en este certamen que concluye a la 1,15 horas con una quema de fuegos artificiales y a las 1,30 con la bajada a la localidad.

El diputado de Cultura, Deportes y Juventud de la Diputación de Badajoz, Ricardo Cabezas, y el alcalde de Reina, Francisco González, han presentado acompañados de Francisco Millán, en representación de la Asociación de Amigos de la Luna Llena, este festival que se trata de una cita "imprescindible" de los veranos de la provincia para Cabezas, quien ha señalado que se celebra en un escenario "espectacular" como la Alcazaba árabe.

Situada en el cerro del Castillo en las últimas estribaciones de Sierra Morena, esta fortificación es una obra del siglo XII declarada Monumento Histórico Artístico en 1931, y a la que se asciende en el Festival de la Luna Llena iluminada por antorchas portadas por voluntarios, que van vestidos para la ocasión con túnicas negras blasonadas con una luna plateada, como ha explicado Cabezas, que ha detallado que Reina tiene 150 habitantes y recibe en este evento a más de mil personas, gracias también a la implicación de los vecinos de la localidad.

Por su parte, Francisco González ha reconocido que en Reina están "muy orgullosos" del que ha definido como acto principal o el mejor que tienen en el pueblo, y ha detallado que este año se celebra la noche del 1 de agosto, y que, en concreto, se desarrolla el día que coincide la luna llena de agosto, un mes que este año tiene dos aunque celebran la primera.

Al mismo tiempo, ha explicado que todo el pueblo se involucra en este festival, en el que en la Alcazaba disponen mil sillas que se llenan y que termina con una quema de fuegos artificiales a la vez que tocan las últimas canciones, este año de la mano del grupo Euskal Barrok Ensemble que es la primera vez que actúa en esta cita a la que ha invitado a acudir.

A su vez, Francisco Millán ha indicado que es uno de los voluntarios de este festival que lleva 23 años de trayectoria, aunque celebra su vigésimo segunda edición por su suspensión debido a la pandemia de la Covid-19, y que son "muchos" y lo hacen porque quieren y les gusta que se vea este pueblo, que ha calificado como "el balcón de la Campiña Sur", de manera que con este tipo de eventos le dan publicidad y promoción.

Sobre el carácter reivindicativo del Festival de la Luna Llena de Agosto, Millán ha hecho hincapié en que todos los años se lee el citado manifiesto, dado que este evento surgió para que se pudiera restaurar la Alcazaba, algo en lo que un pueblo "tan pequeño" no puede invertir y cuyo ayuntamiento tiene para los gastos "imprescindibles"; al hilo de lo cual ha destacado que actualmente está "bastante bien", aunque "todavía faltan muchas cosas" y dinero para excavaciones.

El alcalde de Reina ha subrayado por su parte que este festival se creó para intentar rehabilitar en principio la Alcazaba que está "totalmente rehabilitada" y sin la obra realizada en su día ahora estaría "casi derruida". Así, sus murallas están renovadas dentro de lo que se puede hacer para no perder su "esencia", y la última obra se llevó a cabo hace dos años en la puerta, de manera que actualmente la subida es un camino de adoquines o cuenta con balizas con luces que se encienden al paso.

Asimismo, ese día no se puede subir en coche, Reina habilita un parking al efecto, pero habitualmente sí y hay un aparcamiento en la Alcazaba que recibe muchos visitantes, según el regidor, para quien le falta contar con alguien que explique su historia y ha abogado por que algún año la puedan iluminar.