• viernes 31 de marzo del 2023

Un informe respaldado por el Gobierno apunta que Extremadura es la zona donde los jóvenes padecen menos delitos de odio

img

MADRID/MÉRIDA, 8 Ene.

Extremadura, Aragón y Asturias son, por este orden, las comunidades autónomas españolas donde los jóvenes padecen menos delitos de odio, entendiendo 'delito de odio' como agresión, así sea verbal o física, hacia la persona o alguno de sus recursos, animado por la pertenencia a un conjunto.

Esta pertence a las conclusiones del informe 'La infradenuncia de los delitos de odio en España en 2022', efectuado por la Asociación Columbares enmarcado en el emprendimiento 'Está en tu mano' y respaldado por el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030. El propósito de la investigación fué estudiar la situación de hoy de la infradenuncia de los delitos de odio entre la población joven.

El estudio apunta que la situación irregular, los pocos elementos económicos, el desconocimiento del desarrollo o la sepa de seguridad en el sistema son varios de los fundamentos, entre otros muchos, por los que no se denuncian los delitos de odio en España.

La investigación, dirigida por María Pina y Mª Ángeles Hernández, se ha realizado a través de 2 herramientas: un cuestionario cumplimentado durante más de 3.000 jóvenes en España y 18 entrevistas efectuadas a víctimas que han sufrido algún delito de odio en el territorio nacional.

El cuestionario se ha realizado en centros académicos de toda España y lo han rellenado estudiantes de entre 14 y 24 años, participando un 53% de mujeres, un 45% de hombres y un 2% de personas intersexuales. Esta parte tiene como finalidad saber la situación de hoy de mensajes y delitos de odio.

El estudio ha reflejado que hay una "enorme similitud" en las comunidades autónomas entre la continuidad con la que emiten mensajes de odio, los reciben y los presencian. Sin embargo, las maneras de abordarlos y recibirlos son muy dispares: gran parte de ellos piensan que la mayor parte son expresiones extendidas y otra piensa que son expresiones que tienen la posibilidad de perjudicar muy de manera negativa al receptor.

Aunque, por contra, sí que saben advertir con sencillez los mensajes de odio (en oraciones como "los inmigrantes son criminales", "ser homosexual es antinatural" o "los gitanos no son de confiar").

El estudio asimismo declara que las ocasiones en las que mucho más se reciben mensajes de odio son en las relaciones entre personas (como las amistades) o en las relaciones sociales, completando el podio en un caso así ocasiones que suceden en instituciones educativas.

Además, refleja que los jóvenes piensan que el primordial fundamento para llevar a cabo esos mensajes es sencillamente para hacerse los chistosos, seguidos de algo muy afín como es sentirse mayor a el resto. Igualmente, llama la atención que ámbas formas mucho más comunes de accionar frente mensajes de odio sean completamente opuestas: ignorar el mensaje o contarlo a la multitud de seguridad, y prácticamente ninguno escoge publicarlo en comunidades.

Por último, y estimando que 'delito de odio' es la agresión, así sea verbal o física, hacia la persona o alguno de sus recursos, animado por la pertenencia a un conjunto, el 38,5% de los jóvenes aseguran ser víctima de un delito de odio, situándose Ceuta a la cabeza, seguida por Murcia y Navarra. De otro lado, las comunidades donde menos los padecen son Extremadura, Aragón y Asturias.

Por otro lado, las 18 entrevistas se realizaron en todo el país a personas de una media de 40 años, siendo 11 hombres y 7 mujeres y habiendo nacido diez en territorio español y 8 de ellas fuera de España.

En ellas, se ha comprobad que el 39% tratan temas de racismo y hostilidad a los extranjeros, un 33% tocan el tema de la fobia LGTBI, un 17% charlan de aporofobia, un 11% la ideología y por último contamos la religión, con un 6%.

Los personajes principales de ciertas de ellas son personas identificables en comunidades, como son la situacion de Xaby Cámara, "tiktoker" y actor, o Houssam, que fue agredido en una disco en la noche de San Juan en Alicante "por ser inmigrante".

El informe concluye que el 80% de los delitos se brindaron solo de manera puntual, al tiempo que el 20% prosiguen ocurriendo hoy en día, pero el apunte mucho más revelador es que solo el 33% de las situaciones decidieron denunciar.

Más información

Un informe respaldado por el Gobierno apunta que Extremadura es la zona donde los jóvenes padecen menos delitos de odio