Crónica Extremadura.

Crónica Extremadura.

Extremadura finaliza agosto con un superávit de 62 millones de euros, representando el 0,25% de su PIB

Extremadura finaliza agosto con un superávit de 62 millones de euros, representando el 0,25% de su PIB

MADRID/MÉRIDA, 30 Oct. - La comunidad autónoma de Extremadura ha cerrado el mes de agosto de este año 2023 con un superávit de 62 millones de euros, equivalente al 0,25 por ciento de su PIB, según los datos facilitados este lunes, 30 de octubre, por el Ministerio de Hacienda y Función Pública.

Al igual que Extremadura, otras once comunidades autónomas han registrado superávit al cierre del pasado mes de agosto; en concreto, Andalucía (0,10%), Aragón (0,02%), Asturias (0,93%), Baleares (1,06%), Canarias (1,36%), Cantabria (0,34%), Castilla y León (0,41%), Galicia (0,28%), Navarra (0,24%), La Rioja (0,19%) y País Vasco (0,19%).

Con déficit, en cambio, se han situado al cierre de agosto Castilla-La Mancha (-0,32%), Cataluña (-0,11%), Comunidad de Madrid (-0,16%), Región de Murcia (-0,77%) y la Comunidad Valenciana (-0,51%).

El déficit del conjunto de las administraciones públicas, por su parte, se ha situado en el 2,03 por ciento del PIB hasta el mes de agosto, con 29.719 millones de euros, lo que representa un incremento del 5,1 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior. Incluyendo las ayuda a las instituciones financieras, el déficit público se ha situado en el 2,05 por ciento del PIB.

El déficit solo del Estado, en este caso hasta septiembre, se ha colocado en el 1,78 por ciento del PIB, hasta alcanzar 26.022 millones de euros, lo que representa un incremento del 40 por ciento respecto al mismo periodo del ejercicio precedente.

El Ministerio de Hacienda explica que este resultado se ha visto afectado en gran medida por la liquidación definitiva del sistema de financiación de las comunidades autónomas y corporaciones locales correspondiente al ejercicio 2021, practicadas en julio de 2023, suponiendo un aumento de déficit para el Estado de 11.798 millones de euros.

Hasta septiembre, los ingresos no financieros del Estado se han situado en 193.796 millones de euros, lo que implica un 0,6 por ciento menos respecto al mismo periodo de 2022.

Concretamente, los impuestos alcanzan los 161.111 millones, el 83,1 por ciento del total de los recursos, y crecen un 3,1 por ciento respecto a septiembre de 2022. De su lado, los impuestos sobre la producción y las importaciones aumentan un 2,2 por ciento.

Dentro de los recursos no financieros, como novedades impositivas de 2023, destaca el ingreso del nuevo Impuesto Especial sobre los Envases de Plástico No Reutilizables, el Gravamen temporal energético, el Gravamen temporal de entidades de crédito y establecimientos financieros de crédito y el Impuesto Temporal de Solidaridad de Grandes Fortunas, que han permitido una recaudación conjunta de 3.892 millones hasta septiembre.

Los impuestos corrientes sobre la renta y el patrimonio alcanzan los 68.947 millones, cifra superior en un 4,5 por ciento a la de los nueve primeros meses de 2022, debido a que los ingresos por el Impuesto sobre Sociedades aumentan un 11,1 por ciento, hasta 21.705 millones, derivado principalmente del aumento de recaudación del primer pago fraccionado en un 21,8 por ciento respecto al efectuado en 2022.

Por su parte, el IRPF ha alcanzado los 42.233 millones hasta septiembre, lo que supone un descenso del 3,5 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior. A su vez, los ingresos del Impuesto sobre la Renta de No Residentes con 2.673 millones se elevan un 22,6por ciento.

Asimismo, los impuestos sobre el capital alcanzan los 158 millones de euros y los ingresos de las cotizaciones sociales descienden en un 1,9 por ciento. Las rentas de la propiedad alcanzan los 6.460 millones, lo que supone un 88,6 por ciento más que en septiembre de 2022, como consecuencia de los mayores ingresos por dividendos y otras rentas, que aumentan hasta los 2.917 millones.

Por el lado de los gastos, los empleos no financieros del Estado se han situado en 219.818 millones hasta septiembre, cifra superior en un 2,9 por ciento la registrada en los nueve primeros meses de 2022.

La partida de mayor volumen son las transferencias entre administraciones públicas, con un peso del 62,8 por ciento sobre el total de empleos no financieros. En concreto, en los nueve primeros meses del año ascienden a 137.939 millones, un 6,7 por ciento más que el año anterior, principalmente por la dotación adicional de 1.666 millones destinada a comunidades autónomas y corporaciones locales para compensar el saldo global negativo de la liquidación de 2020.

A su vez, el Sistema de Seguridad Social ha recibido 29.968 millones, 3.938 millones más que en 2022, principalmente por la dotación destinada a la financiación de la prestación contributiva de nacimiento y cuidado del menor.

La remuneración de asalariados, de su lado, crece un 3,7 por ciento, hasta los 15.299 millones, está afectada por la subida del 2,5 por ciento en las retribuciones del empleo público. Igualmente, los consumos intermedios han ascendido a 4.675 millones, un 14,1 por ciento más que en el mismo periodo de 2022.

Por su parte, los intereses devengados aumentan un 3,4 por ciento, hasta situarse en 20.798 millones, mientras que las prestaciones sociales distintas de las transferencias sociales aumentan un 12,8 por ciento, cifra que incorpora una revalorización de las pensiones contributivas de Clases Pasivas del 8,5 por ciento para el ejercicio 2023.

El gasto en subvenciones a la producción y a los productos alcanza los 4.767 millones, incluyendo en este ejercicio diversas ayudas al transporte, así como la financiación de la TUR (tarifa de último recurso) en el gas natural, entre otros.

Por último, destaca la formación bruta de capital fijo, que se sitúa en 4.910 millones, mientras que las ayudas a la inversión y las otras transferencias de capital alcanzan en conjunto 2.539 millones, de los que 2.125 millones son ayudas a la inversión, que han aumentado en 991 millones.

Hasta el mes de agosto, el déficit de la Administración Central se ha situado en 32.634 millones, el 2,23 por ciento del PIB. Entre los gastos, la remuneración de asalariados crece un 6,8 por ciento. Este aumento se debe, en parte, al incremento salarial fijado para 2023 del 2,5 por ciento. Los consumos intermedios aumentan un 7,4 por ciento, hasta situarse en 26.202 millones, de los cuales 15.713 millones corresponden al ámbito de la sanidad.

Por su parte, las subvenciones se sitúan en 2.866 millones, con un avance del 4,7 por ciento respecto a finales de agosto de 2022, mientras que los intereses aumentan un 42,9 por ciento, hasta 3.057 millones.

Finalmente, los Fondos de la Seguridad Social hasta agosto de 2023 registran un superávit de 2.419 millones, superior en 2.712 millones al del mismo periodo de 2022. En términos de PIB el superávit de la Seguridad Social se sitúa en el 0,17 por