Peregrinos de Micronesia visitan Fregenal, lugar de origen del misionero que les transmitió la fe hace tres siglos.

Peregrinos de Micronesia visitan Fregenal, lugar de origen del misionero que les transmitió la fe hace tres siglos.

En un pueblo llamado Segura de León y Fregenal de la Sierra, en Badajoz, más de 200 peregrinos de las islas de Micronesia, como Las Marianas, y de Hawái, están de camino a la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en Lisboa. Estos peregrinos, que van desde los 13 hasta los 25 años, junto con matrimonios jóvenes, catequistas y tres sacerdotes, han decidido visitar estos pueblos debido a su conexión con el misionero jesuita Manuel de Solórzano, quien evangelizó en las islas hace más de 300 años.

David Atienza y Maruxa Ruiz, coordinadores del grupo, destacan que la historia de Manuel de Solórzano es una "historia muy bonita", ya que muchos jesuitas dieron la vida como mártires durante los primeros años de evangelización en las islas. Solórzano, un hombre nativo de Fregenal, decidió viajar a una isla en el Pacífico para anunciar a Jesucristo, a pesar de no encontrar oro ni plata en aquel lugar. A pesar de las dificultades, la labor de Solórzano y otros misioneros dejó una semilla que permitió la expansión del catolicismo en las islas.

Los peregrinos, después de recorrer más de 13.000 kilómetros, se han encontrado con los habitantes de Fregenal y Segura y han compartido momentos de fraternidad y celebración de la eucaristía. Los coordinadores destacan la importancia de educar acerca de la labor de los misioneros en las islas y de recuperar el sentido de comunidad cristiana católica, ya que el catolicismo está perdiendo fieles ante otras religiones.

Para los peregrinos, esta experiencia es una oportunidad para buscar respuestas y experimentar el amor de Dios. Muchos jóvenes que participan en la peregrinación han sufrido y están en búsqueda de sanación y esperanza. Además, destacan que la peregrinación es costosa y los jóvenes han tenido que trabajar y realizar eventos para conseguir el dinero necesario para el viaje.

Los peregrinos continuarán su viaje hacia Lisboa, donde vivirán un momento culminante de su preparación para encontrar a Cristo en la JMJ, y posteriormente se dirigirán a Finisterre y regresarán a sus vidas cotidianas.

Tags

Categoría

Extremadura