• viernes 3 de febrero del 2023

Abierto el desvío provisional de la N-523 entre Cáceres y Badajoz para automóviles rápidos después de los daños de Efraín

img

MÉRIDA, 20 Ene.

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) puso en servicios este viernes, día 20, el desvío provisional de la N-523 para automóviles rápidos, mientras que avanza con "paso estable" en el diseño y construcción del nuevo puente que dejará restituir terminantemente el tráfico en la carretera que conecta Cáceres y Badajoz antes que concluya el verano.

El tramo, abierto este viernes al tráfico a las 14,00 horas, pertenece a los trabajos que el Mitma está realizando desde mediados de diciembre para arreglar los daños causados por la borrasca Efrain, acontecida el pasado 13 de diciembre en Extremadura.

Dicha borrasca provocó el colapso de la obra de drenaje transversal sita en el quilómetro 45 de la N-523, a la altura de Puebla de Obando, lo que implicó el corte total de la carretera y el desvío del tráfico por recorridos alternos.

El desvío, cuya puesta en marcha fué encabezada por el directivo general de Carreteras de Mitma, Juan Pedro Fernández Palomino, y por el encargado del Gobierno en Extremadura, Francisco Alejandro Mendoza Sánchez, va a poder ser usado por los automóviles rápidos (máximo de 7,5 toneladas y una altura de 3,8 metros), incluyendo los de transporte escolar de menor tamaño que los buses, que hoy en día estaban circulando por rutas provinciales.

Por su parte, los automóviles pesados van a deber proseguir usando el desvío mediante la A-5 habilitado tras la borrasca, comunica en publicación oficial el Ministerio de Transportes.

Durante el acto de apertura, el directivo general de Carreteras ha destacado que, desde el principio, el Mitma ha usado todos y cada uno de los medios, tanto materiales como humanos, para subsanar la situación, con desvíos del tráfico con la preparación de la señalización y cartelería, organización y programación de las proyectos, alzamientos topográficos, restituciones de cerramientos, colocación de cilindros salva-cunetas, ejecución de sondeos, pruebas de carga, rellenos, etcétera.

Asimismo, la "rápida reacción" del ministerio, que a fines de diciembre aprobó la declaración de urgencia para la reconstrucción de los tramos damnificados por las fuertes precipitaciones, asegura el "deber" con Extremadura, donde ha licitado contratos por 200 millones de euros en 2022 y en lo que se transporta del actual año 2023; resaltando el impulso a la optimización de la conectividad entre Cáceres y Badajoz por medio de la A-58, resalta en publicación oficial el Mitma.

Entre las primordiales actuaciones programadas, resalta la sosprechada en el quilómetro 45 de la N-523, consistente en la construcción de una exclusiva composición y el reacondicionamiento del cauce en su ambiente, actuaciones que se concluirán antes que concluya el intérvalo de tiempo estival.

La novedosa composición va a ser un puente con tablero de vigas con una luz (distancia entre apoyos) aproximada de 40 metros y una anchura aproximada de 12 metros. Para no achicar la sección hidráulica libre se elevará de forma localizada la rasante de la carretera entre 1 y 2 metros. Se espera que la puesta en servicio de esta novedosa composición se ponga en servicio "antes de la finalización del verano", restituyendo de este modo la integridad del tráfico por la N-523, añade el Mitma.

Las proyectos en curso, que tiene un presupuesto de 6,1 millones de euros, tienen dentro actuaciones de reconstrucción y reparación de las rutas estatales perjudicadas, específicamente, la N-523, A-5, A-66, N-630, N-430 y N-502.

Actualmente, la carretera N-523 tiene un tráfico aproximado de unos 4.000 automóviles diarios en la región del colapso (a la altura de Puebla de Orbando) y unos 7.500 en las cercanías de Cáceres y Badajoz.

Asimismo, el Mitma ten en cuenta que está realizando la optimización de la conexión entre las dos provincias a través de la prolongación de la A-58 que discurrirá simultáneamente a la nacional. Actualmente la A-58 conecta Trujillo y Cáceres.

Así, ahora se han licitado las proyectos del tramo de la A-58 que conecta la A-66 y río Ayuela, que empezarán este año 2023, y la redacción de la actualización del emprendimiento del tramo entre Bótoa y Badajoz. Las proyectos de los dos tramos tiene un presupuesto aproximado de 172 millones de euros, sumando una longitud conjunta de unos 28 km.

En preciso, en el emprendimiento del tramo A-66 - Río Ayuela (presupuesto de licitación de 92 millones euros (IVA incluido) se han contemplado un total de 12 construcciones (nueve pasos superiores, 2 viaductos (uno sobre la A-66 y otro sobre el río Salor) y 1 paso inferior), tal como la reposición de servicios damnificados, proyectos de drenaje y otras proyectos complementarias así como cerramientos, estaciones de aforo o canalizaciones de fibra óptica.

Asimismo, Bótoa-Badajoz (presupuesto estimado de proyectos de 80,7 millones de euros), constará de un tramo de autovía en el que se incluirá en el quilómetro 73 el Enlace de Valdebótoa y otro tramo de carretera multicarril con rotondas medias que dejarán reordenar los múltiples accesos a explotaciones agrícolas extensivas (zonas regables del Guadiana).

Más información

Abierto el desvío provisional de la N-523 entre Cáceres y Badajoz para automóviles rápidos después de los daños de Efraín